Wattles y la ley de atracción

ley de atracción

Lo primero que hay que decir sobre el libro de Wattles es que, si bien se utilizó para dar forma al material usado en la ley de atracción, es justo decir que tienen poco que ver. Así lo puede comprobar cualquier persona no polarizada que lea el libro La Ciencia de Hacerse Rico. Si bien existen puntos de contacto, lo que Wattles escribió no está muy relacionado con lo que escribieron después.

En primer lugar el libro de Wattles pretende, y lo logra bastante bien, desvincularse de cuestiones morales. Eso no sucede con la ley de atracción, que en el fondo condiciona a la moral los resultados por obtenerse. Para WW la moral interviene solamente en el sentido orientador y encaminador de esfuerzos: es siempre más lento hacer las cosas mal.

Pero quizás la diferencia más profunda sea el convencimiento de Wallace Wattles del método que él mismo diagramó para llevar adelante sus ideas y obtener los resultados previstos. El autor construye un método simple y práctico, hasta se diría mecánico, que debe seguirse para obtener resultados palpables. Y enfatiza fuertemente la necesidad de sostener el método a lo largo del tiempo.

Producto de su época, Wattles creía fuertemente en el método científico. La ley de atracción es descripta, en cambio, como un flan que produce resultados aquí y allá. Por otra parte, Wattles plantea que cualquier pensamiento o creencia que nos desvíe un ápice de nuestros propósitos y nuestros objetivos, es inútil y contraproducente y debe ser desechada. No admite medias tintas en esto. Debes creer porque el método científico lo ha probado o puedes no creer, en cuyo caso abandona el libro y dedícate a otra cosa.

Entonces enfocaremos este blog decididamente a revisar las ideas de Wattles dentro de su marco. Estrictamente nos mantendremos dentro de su esquema mental, sin salirnos para nada de su enfoque.